Miiedo

Un cubo de madera y unas sábanas.
Con esta escenografía tan sencilla, hablamos a niñas y niños de nuestra capacidad de imaginar, de nuestra vida inventada, del teatro, de ellos mismos, los que juegan, los que entienden que, en el teatro, un cubo puede ser una casa, un barco, o una fortaleza.

Un actor solo, como un niño en su cuarto, se dirige en la intimidad de las sábanas al pequeño espectador. La atmósfera musical y la iluminación invitan a la evocación. Cada niña, cada niño tiene su álbum de miedos. ¿Por qué no compartirlos sobre el escenario?
Miiedo acerca al niño sus propios miedos, a través de un lenguaje poético, adecuado a su edad. Dentro de un ambiente mágico y cargado de sugerencias, el niño reconoce el temor como una parte más de su realidad, y deja que los miedos hablen cara a cara con valentía.