ARTISTAS O BESTIAS

El juego teatral se vuelve espectáculo y magia en esta pista semicircular, donde dos personajes, dos artistas, una mujer y un hombre, una pareja habla consigo misma, con el público sentado en sus butacas, y con su pasado.

El circo, cómo no, nos invita a la fiesta en un escenario abierto, e íntimo a la vez. El rojo carmín, el telón viejo y una escalera como una carpa imaginada, pulmón gigante que nos acoge, nos convierten en espectadores de un circo tal vez soñado.

Dos sillas, mucho más que dos muebles, viven en escena con estos dos personajes de carne y hueso.

Teatro y circo, danza, ironía y juego se despliegan en un tiovivo reconocible y añorado, un espacio para la ilusión y la poesía.